Ministerios Antes del Fin

                          Example of alt text  
¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Masturbación

  • Campo misionero de ADF

  • Sexo Oral

  • Libro de Enoc

  • Preguntas y Respuestas

  • Datos Bíblicos

  • Música MP3 para bajar

  • Nuestro Director

  • ¿Por qué no mata Dios a Satanás?

  • Sexo durante la Menstruación

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • Donaciones

  • El Diezmo

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Matrimonio y Pornografía

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • ¿Quién creó a Dios?

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • La Biblia En línea

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Misteriosos Dinosaurios

  • Virgen María

  • Todo sobre los ángeles

  • Adulterio
  • La Libertad que otorga el Perdón
    Autor: Lic. Dawlin A. Ureña
    (El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)

    Si usted es como muchas personas, a quienes les gustaría liberarse de las ofensas del pasado, pero que aún cargan recuerdos amargos o sentimientos fuertes hacia aquellos que han sido injustos con usted; Escuche esto: No es imposible el perdón incluso de las peores ofensas que haya sufrido, usted puede encontrar la libertad del pasado y tener la paz que viene de Dios, aprendiendo a perdonar realmente de corazón. El perdón es más fácil de entender en un proceso de cinco pasos.

    Admitir el dolor.

    Las ofensas siempre causan dolor; nuestro orgullo nos hace negarlo. Algunas personas toman la siguiente actitud, "¿A quién le importa? ¡No significas nada para mí, no me puedes herir!" Eso nos aísla del agudo dolor del momento, pero permite que el agente infeccioso del resentimiento, como lo hace una bacteria tóxica, ingrese a nuestra alma infectándola y creando una enfermedad espiritual llamada amargura. Tal condición gradualmente nos aparta de otros e incluso de Dios.

    El negar el dolor evita que iniciemos el camino del perdón. Pero el grado del dolor requerido en este ejercicio es soportable. Su experimentación honesta y lo suficientemente prolongada para permitir entender la naturaleza exacta de la ofensa es realmente el comienzo de la cura.

    Trabajar con los sentimientos confusos.

    Cuando se ha producido una ofensa, a menudo necesitamos ordenar claramente y cuidadosamente las responsabilidades en un incidente en particular.

    Al igual que los niños, creemos que el mundo gira en torno a nosotros. Si bien esta tendencia es más fuerte en nuestros años de formación, siempre persiste de alguna manera en la vida adulta. Cuando ocurren eventos traumáticos, los niños creen mayormente que es su culpa. ("Si yo no hubiese hecho enojar a Papá, él no hubiera sufrido un ataque cardiaco y no habría muerto.")

    Como adultos necesitamos desarrollar un terreno firme dentro de nosotros mismos - fijar barreras y defenderlas cuando los límites son violados.

    Buscar información.

    Una vez que estamos claros de quién es el responsable y de qué es responsable, el próximo paso es descubrir porqué el ofensor nos hirió. Esto evita que nosotros pensemos insistentemente en un solo propósito que es cómo se nos hirió o de cómo queremos ver que la otra persona sea castigada. Si es apropiado podríamos preguntar a los amigos o miembros de la familia para obtener información. O podemos utilizar nuestra imaginación y colocarnos nosotros mismos en el lugar del ofensor.

    Lo que no debemos hacer es buscar una excusa. Ningún razonamiento puede excusar, por ejemplo, los crímenes contra la humanidad tales como tortura, violación, extorsión, chantaje, homicidio etc. Pero el reunir información es importante. Así, cualquier desición que tomemos será el resultado de la evaluación equilibrada de todos los elementos existentes.

    Considere la experiencia de Anita. Su marido tubo un romance con una mujer emocionalmente perturbada. El finalmente terminó la relación y trató de reparar el daño que le había hecho a Anita a quien aún amaba. Sin embargo, Anita no pudo perdonar a su marido o a la otra mujer. Estuvo mal que él tuviera ese romance - pero elegir a esa miserable, infeliz y maltratada mujer agregaba insulto al dolor.

    Sin sospecharlo, Anita conoció un poco acerca de la historia de la otra mujer. Esta otra mujer, cuando era niña, habitualmente era puesta doblada y desnuda sobre la tina de baño mientras su padre la golpeaba con una correa hasta que la sangre corría por sus piernas. Cuando Anita escuchó esa historia, las lágrimas corrieron por sus mejillas. Cualquier niño criado por un padre criminalmente abusivo podría terminar seduciendo hombres en una búsqueda desesperada por amor. Esta información también le dio credibilidad a la historia de su marido quien primero se había hecho amigo de la mujer porque le daba pena, y luego se sintió conmovido hacia esta "alma herida"... Finalmente se confundieron las líneas entre el afecto y la relación sexual. Posteriores búsquedas de hechos enterrados en la vida de su marido explicaban su vulnerabilidad a tales extrañas relaciones.

    No sucedió de la noche a la mañana, pero mientras Anita más entendía los hechos, más le era posible liberarse de la rabia y el dolor, hasta que finalmente pudo realmente perdonar y orar sinceramente por esa mujer. El entender los factores envueltos no significaban que ella perdonaba el romance. Ahora se tenía que trabajar mucho para sanar el pasado de su esposo y así evitar futuras ofensas. Sin embargo, para Anita, el proceso de restauración la llevó a un paso adelante cuando se supo la verdad.

    Permitir que la información se conozca.

    Una vez que los hechos están claros, podríamos imaginar que el perdón ocurre automáticamente. Sin embargo, con mucha frecuencia, nuestra humanidad se atraviesa en el camino. Nuestros impulsos de autodefensa y venganza pueden lanzarnos en la autocompasión, amargura y rabia.

    Es heroico movernos más allá de nuestro propio dolor para comprender lo que impide que digamos, "Te perdono".

    Los abusos más extremos inimaginables fueron perpetrados a Linda y a otros presos en un campo de concentración Nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Un par de meses más tarde la guerra había terminado y Linda viajaba por Alemania predicando en las iglesias acerca del amor de Dios y del perdón, aunque en su interior ella sabía que sus palabras no eran sólidas.

    Después de predicar en una iglesia en Munich, se le acercó un hombre a quien ella reconoció como su antiguo carcelero (verdugo), un hombre particularmente cruel. Ahora él reflejaba un semblante de humanidad y sonreía radiante al hablar de su nueva fe en Dios. Mientras miraba a Linda a los ojos tomó su mano, "Fraulen, dijo, si usted me puede perdonar, entonces sabré que lo que predica es verdad - que Dios me perdona".

    Sostenida por un terrible conflicto, Linda quería voltear o golpearlo, en su mente podía ver a su padre y a su hermana quienes habían sido acecinadas por los Nazis; había querido perdonar a los responsables y este momento la llevó a su interior y al porqué había estado solo hablando vacíamente acerca del perdón; a diario revivía el horror del campo de concentración.

    Linda también comprendió que continuaría siendo atrapada por los viejos sentimientos y recuerdos si no se movía más allá de ellos. Esta era su oportunidad, pero ¿ Podría hacerlo?

    Su brazo permaneció petrificado a su lado mientras el hombre permanecía con los brazos abiertos, a medida que el hombre la miraba, Linda oró pidiendo fuerzas las cuales no encontraría en ella misma, entregando su voluntad a Dios, incapaz de cambiarlo por ella misma, fríamente ella levantó su mano y apretó la mano de su antiguo enemigo.

    "En ese momento," mas tarde escribió, "algo milagroso pasó. Una corriente parecía haber pasado de mí hacia él, mientras mi corazón se inundaba de amor por este extraño que casi me había destruído."

    El perdón es un regalo de la gracia de Dios. Linda lo describió - la sanidad de un corazón, es la libertad de otro - es un milagro real.

    Elegir renunciar al asunto por completo.

    Fue interesante que yo (Wendy) en una clase de psiquiatría aprendí a renunciar. En la clase se discutía cómo deshacerse de las tragedias pasadas y los traumas que producían daño y cicatrices. Un hombre, Antonio, había estado llorando incesantemente, obviamente reviviendo algunas penas de su vida. "Antonio" dijo el profesor, "quiero que tomes ese pañuelo y lo aprietes fuertemente con tu mano". Después de un largo silencio, dijo, "Ahora, déjalo caer". El arrugado pañuelo yacía en el piso.

    En un momento, Antonio se agachó para recoger el pañuelo, pero otro estudiante lo miró y dijo que esta era la manera que todos tratamos de "recoger nuestras cargas nuevamente". "Con una sonrisa ahora, Antonio dejó el pañuelo allí.

    Todos vimos que es nuestra elección - un acto de nuestra propia voluntad - que nos liberta de cargas del pasado.

    Parece que los seres humanos siempre han tenido problemas con la idea de perdonar a alguien que los ha ofendido. No es natural para nosotros. Pero Jesucristo, el maestro del perdón, vino a mostrarnos una nueva manera, una forma sobrenatural, para vivir. Él nos enseña de como adoptar nuevas actitudes del corazón que nos ayuda a vivir "por sobre" nuestros impulsos naturales. Usted también puede ser sanado y liberado de la misma manera como aprende a caminar el maravilloso camino del perdón. Los regalos de la plenitud personal en Jesucristo pueden ser suyos, incluso cuando usted piensa que el perdón es imposible. La pregunta es, ¿Está usted dispuesto a comenzar?

    Pastor Dawlin A. Ureña

    Artículo recomendado: La Culpa: ¿Cómo responder cuando nos acoge?

    Regrese a la página principal de la Familia

    Regrese al Índice de Preguntas y Respuestas

    ¿QUIERE BUSCAR UN ARTÍCULO, SERMÓN O VIDEO POR TEMA?
    (Gracia, Salvación, Pornografía, Pecado, Dinosaurios, Masturbación, Nephillim, Perdón, Harlem Shake, MP3, etc.)
    HÁGALO AQUÍ...

    Sólo sitios recomendados por ADF

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus


    Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Es el Islam una religión de paz?
    | Cuándo sucederá el Rapto de la Iglesia? | Testimonios |
    Niños | Visite la Web de nuestra Iglesia | Enlaces