Ministerios Antes del Fin

¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

Coloque acentos

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Material para la Familia

  • Campo misionero de ADF

  • Material para Niños

  • Creacionismo Científico

  • Preguntas y Respuestas

  • Diccionario Profético

  • Declaración de Fe

  • Nuestro Director

  • Lo Último en Profecía

  • ¡Diviértase un poco!

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • ¡Contribuya!

  • Noticias proféticas

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Diccionario Teológico

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • Contáctenos

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • Multimedia

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Caricaturas Editoriales

  • Sermones en MP3

  • Música MP3 para bajar

  • Sectas y Religiones

  • ¿Cómo puedo comunicar a mi esposo mis necesidades?
    Autor: Lic. Dawlin A. Ureña
    (El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)

     

    Muchas damas casadas recurren a lo que le podríamos llamar "el constante aporreo" del marido, lo que incluye constantes y persistentes peleas, hasta por cosas sencillas, además de regaños, quejas, acusaciones, etc., etc., etc. Sin embargo, aunque obviamente si su esposo no está consciente de sus necesidades íntimas, es claro que se necesita hacer algo. Pues si usted está dispuesta a usar un método diferente al que tal vez ha estado usando, por favor regáleme unos minutos de su tiempo.

    A veces el hombre llega cansado del trabajo y lo primero que escucha en la casa es: "¿Es que no vas a dejar de ver el estúpido juego de fútbol y me vas a dedicar cinco minutos?" Su esposo la mira desconcertado y a veces lo que sigue es lo siguiente: "Cinco minutos. ¿Es eso demasiado tiempo? A ti parece que no te importan mis sentimientos. A ver si te acuerdas... ¿Cuándo fue la última vez que me llevaste a un restaurante a cenar? Y la última vez que fuimos, hace 4 años, te llevaste el periódico para el restaurante!" Este monólogo es famoso por terminar con las frases siguientes: "Yo te digo una cosa Fredy, a veces creo que ni yo ni los niños te importamos un comino. Si por lo menos una vez en tu vida me mostraras amor y cariño, yo no te peleara tanto...".

    ¿Es esa la forma más efectiva de comunicar sus necesidades a su esposo?

    No creo que sea así en lo absoluto. Si una situación como esta está sucediendo en su casa, ¡Su esposo necesita cambiar!, pero la forma en la que usted lo está haciendo, no creo que sea la más indicada. Lo que usted está haciendo para atraer la atención de su esposo es dándole con un palo cada vez que usted abre la boca, lo cual sin lugar a dudas lo enojará más, empeorará más la situación divisiva y hará que las heridas se profundicen más y más.

    ¿Qué le parece si en vez de gritarle a su esposo usted busca oportunidades para enseñarle (¡Así es! La gran cantidad de los hombres llegamos al matrimonio como llega un estudiante de primaria a la escuela en lo que respeta las necesidades de la mujer!) Existen momentos en los que es muy probable que su esposo escuche y aprenda. ¡Hay que aprovechar esas oportunidades!

    ¿Cómo identificar las oportunidades?

    La instrucción efectiva requiere sincronización, ajustes, el lugar apropiado y la manera más efectiva. Veamos algunas de las cosas que le podría aconsejar en este aspecto:

    1. Sincronización: Escoja un momento en el que su esposo esté más abierto y dispuesto a responder. Si yo estoy mirando un juego de béisbol y mi equipo pierde (¡Y los Cachorros de Chicago pierden casi todos los días!), ese no es el momento más apropiado para mi esposa sembrar alguna lección en mí. Es posible que su esposo sea más sensible y receptivo a sus instrucciones el sábado en la mañana, cuando las presiones del trabajo han sido olvidadas y durmió 8 horas, en vez de apenas 5. Dele a su esfuerzo una oportunidad de tener éxito.

    2. Ajuste (escoja el lugar apropiado): El lugar más apropiado es fuera de las cuatro paredes del hogar. Alejados de los trastes sucios, la ropa en el piso que dejaron los niños, la tentación del control remoto de la T.V, etc. Haga lo posible por tomar una caminata juntos, o traten de irse a pasar una noche fuera de la casa. Si existen limitaciones económicas, ahorre por unas semanas y si él dice que no tienen el dinero, dígale que usted ha estado ahorrando y que ese no es problema alguno. Búsquese una hermana, una prima, o una vecina que le cuide los niños esa noche y vállase con su esposo a un hotel (no tiene que ser caro) o váyanse a al zoológico por el día, ustedes dos solos. O pídale a su esposo que vallan juntos a cenar o al parque juntos, si es que las limitaciones económicas son insalvables. Si todo esto es imposible, entonces seleccione el momento en la casa que sea más apropiado. Cuando los niños estén en la casa de la vecina o ya se hayan acostado. Pero por lo general, mientras más lejos se lo pueda llevar de la casa, de lo rutinario, más oportunidades usted tendrá de lograr comunicación genuina

    3. Manera más positiva: Es extremadamente importante que su esposo no interprete esta CONVERSACIÓN (note las letras mayúsculas), ya que esta no debe ser otra letanía de quejas y peleas, como un ataque personal. Todos los seres humanos estamos equipados con defensas emocionales que de repente brotan cuando entendemos que estamos siendo atacados y vilipendiados. ¡No haga nada que active esos mecanismos!

    La manera de usted comunicarle sus necesidades debe ser abierta, franca, amorosa y humilde. Hágale entender que usted no lo está culpando de nada y que usted está dispuesta a dejar la peleadera. Pero comuníquele que es vital que él entienda que esta vez usted está intentando de comunicarle sus necesidades, en vez de enfatizando lo inadecuado que él es como esposo.

    Cuando usted haya logrando estos elementos, exprésele a su esposo sus sentimientos más profundos y comparta con él la forma en la que a usted le gustaría que él los llene. Y como un buen soldado... ¡Esté preparada con las respuestas que de seguro él querrá saber de parte suya en lo referente a la forma en la que él puede hacer que las cosas cambien!

    ¡Y no crea que su esposo es el único que se ha visto en esta situación!

    Artículos Relacionados:
    Más artículos para Una Familia Cristiana Saludable

    Regrese a la Página Principal

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus


    [Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Enlace o intercambie banners con nosotros
    | Preguntas a los Evolucionistas | Testimonios |
    Niños | Campo misionero | Enlaces]