Armonía entre la Ciencia y la Biblia
Autor: Lic. Dawlin A. Ureña
(El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
CRS - Creation Research Society)

 
5) Armonía entre la Biblia y la Meteorología

Los relámpagos causan la lluvia.

En el libro de Job leemos:
¿Quién repartió conducto al turbión (aguacero) y camino a los relámpagos y truenos, haciendo llover sobre la tierra deshabitada, sobre el desierto, donde no hay hombre, para hartar la tierra desierta e inculta, y para hacer brotar la tierna hierba? Job 38:25-27

Les ruego encarecidamente a nuestros ávidos y sabios lectores que recuerden que estamos citando palabras que la Biblia atribuye a Dios mismo cuando se le apareció a Job en forma de un torbellino. Recuerden que si la Biblia se equivoca en algo de lo que Dios dijo a Job y sus amigos en estos últimos capítulos del libro de Job, entonces o la Biblia no es la Palabra de Dios, o el Dios de que habla la Biblia no es el Dios Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente en el cual creemos. En otras palabras, las implicaciones favorables a nuestra fe al encontrarnos con declaraciones científicamente imperfectas, hoy día, en el siglo 21, después de 3,500 años de investigaciones y descubrimientos, son inmensurables y pasmosas.

Aquí se declara que los relámpagos son los que causan la caída de las lluvias hacia el suelo donde el hombre no vive. El texto también habla del "camino a los relámpagos" para hacer llover. No fue hasta el 1930 que se usaron cámaras de alta velocidad (100 millas por hora) para fotografiar los relámpagos. Cuando redujeron la velocidad de la película tomada, se descubrió que antes de que ocurriera la aparición de la luz del relámpago (destello), seguida por el estruendo del trueno, ocurría lo que los científicos llamaron, "el líder", el cual precede al destello. Este fenómeno meteorológico llamado "líder" no es más que una especie de "sondeo" o "determinación" del camino o la trayectoria que el destello y el rayo han de seguir. ¡Este "líder" es una señal eléctrica débil enviada a la tierra antes de que el destello y el rayo procedan para abrir trilla a los mismos (Ahora vuelva a leer el texto en Job 38:25-27).

Este "líder", "sondeo" o "investigación" proporciona el camino o la trayectoria que la energía o descarga eléctrica han de seguir en su viaje hacia la tierra desde las nubes, a la vez que crea un balance entre las partículas positivas y negativas de las nubes.

Fue a partir de este descubrimiento cuando los meteorólogos comenzaron a entender el porqué de las descargas eléctrica ocurridas antes del inicio de las lluvias. Pido a nuestros lectores que recuerden que las nubes, las cuales están cargadas de gotitas de agua, no se forman hasta que no haya humedad en el aire. Por supuesto, estas gotitas de agua aún están muy lejos de ser gotas como las que usted y yo vemos caer del cielo cuando llueve. Se necesita casi un millón de esas gotitas para formar una gota de las caídas en la lluvia.

Sin embargo, a través de investigaciones realizadas, los científicos se han dado cuenta de la causa por la que los relámpagos preceden a la lluvia. Los radares han sido la clave en este descubrimiento. Los radares no mostraban la existencia de gotas de agua grandes en las nubes antes de la ocurrencia del relampaguear. No obstante, después de las descargas eléctricas, entonces los radares leían que las nubes de repente sí contenían gotas de agua grandes. Cuando usted se encuentre viendo el pronóstico del tiempo, fíjese en algunas imágenes del radar que muestran colores en las nubes. Estos colores muestran la densidad del agua contenida en las nubes.

Los experimentos en los laboratorios demuestran que las gotitas de agua se combinan para formar gotas de lluvia cuando las descargas eléctricas pasan a través de ellas. Las descargas eléctricas dejan a las gotitas con una carga opuesta, lo cual hará que las mismas atraigan a otras gotitas no cargadas con la misma polaridad (negativa o positiva), por tanto, formando gotas de agua de un tamaño suficiente como para poder caer a la tierra. Esta es la razón por la que durante un gran aguacero existe una demostración majestuosa de actividad eléctrica, usualmente en la forma de relampagueado.

Amigos y hermanos que se encuentren leyendo estas páginas, el hecho de que haya una ausencia de errores absoluta en los libros de la Biblia (¡mientras más antiguo el libro que usted escoja poner a prueba, más perfecto es!), es una muestra contundente de que detrás de la autoría de esta colección de asombrosos libros existe una inteligencia sobrenatural.

En estas dos últimas ediciones solamente hemos analizado una pocas escrituras relacionadas con el área de las ciencias naturales. Sin embargo, otra ciencia que no mencionamos aquí, la arqueología, revela armonías extraordinarias entre la Biblia y los últimos hallazgos arqueológicos.

"No existe hoy día un sólo hallazgo arqueológico que muestre ni siquiera un leve error en al Biblia. Los arqueólogos han usado la Biblia como fuente para localizar sitios de excavación y han encontrado más de 25,000 de ellos. Todos gracias a la exactitud y precisión de los detalles bíblicos" More than a Carpenter. Dr. Josh McDowell. Living Books. 1971.

Regresar al Índice/Introducción